Lo "malo" de los Ironman.

En internet suelo leer sobre las bondades de correr un Ironman: es un buen reto, estás en forma, te cuidas más, ganas en confianza, te das cuenta que con constancia puedes conseguir cualquier cosa,  el sexo es mejor, etc.

Pero después de años corriendo maratones, ironman, trails y demás carreras de resistencia tengo que decir que no todo va a ser bueno. 

Voy a nombrar las tres cosas que han cambiado en mi vida con tanto entrenamiento:

- La primera son las resacas: antes me podía beber el ebro y al día siguiente estaba mal pero no me quería morir. Ahora me tomo dos cervezas y al día siguiente estoy jodido. Ni hablemos ya de las fiestas (si, a los que corremos Ironman también nos gustan las fiestas) en las que a uno se le va la mano. La consecuencia son días y días de resaca. 

- El frío: supongo que será porque tengo menos grasa porque antes salía con 0 grados en manga corta y estaba muy a gusto. Ahora con 10 grados salgo a la calle que parece que me voy al polo norte.

- Quedarse dormido: sobre todo en pretemporada cuando el cuerpo no está acostumbrado y personalmente cuando nado me quedo dormido como un ceporro. 

También influirá un poco que los años van pasando pero esto antes no me ocurría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario