La importancia de la experiencia.

Nunca se olvida la primera Maratón o el primer Ironman. Duros meses de entrenamiento con el objetivo de terminar como sea.

Si a uno le gusta el sufrimiento buscado seguirá compitiendo y ya tendrá como referencia su primera participación.

En estas carreras es muy importante la experiencia, mucho más que en otras. Si corremos una carrera de 5 kilómetros o un triatlón sprint no hace falta mucha ya que hay que salir a tope desde la salida hasta la meta. No hay más historia. Todo esto, evidentemente si se está en forma.

Hay que planificar las carreras, ver el perfil, saber como estamos físicamente, como hemos entrenado, etc. Si salimos muy rápido lo podemos pagar al final y os aseguro, porque lo he sufrido, llega un momento que te quieres morir directamente. Y esto sucede porque todos sabemos que si entrenas para estas carreras y tomas la salida terminas como sea.

Pondré el ejemplo de dos maratones con una diferencia de unos 5 segundos entre una carrera y otra pero completamente diferentes. 

En la primera de ellas salida fuerte arrastrado por la "masa enfurecida" corriendo los primeros 21 kilómetros en 1:40, luego apretando más porque te sientes fuerte y a partir del 30 a sufrir por gilipoll...
3:33.

Misma maratón año siguiente. Gripazo al canto que al final vino bien para correr con cabeza y no dejarse llevar por en ansia de bajar tiempo. A 5 minutos el kilómetro durante toda la carrera quitando el último donde me deje llevar y disfruté del momento porque pensé que me lo merecía. Teóricamente iba a apretar a falta de 5 y eso hice pero el ritmo era el mismo. Tiempo 3:33.

Dos carreras tan distintas con el mismo tiempo. En la primera sufrí mucho mientras que en la segunda lo hice menos y disfruté más.

En un Ironman pasa igual. Mismo estado de forma pero con experiencia se puede bajar el tiempo en unos 45 minutos.

Deseando volver a competir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario