Maratón de Badajoz 2013.

La maratón de Badajoz se celebra este año en día 23 de marzo y parece un buen momento para recordar como fue la del año pasado.

Es muy buena carrera para hacer por primera vez los 42,195 ya que es llana prácticamente en su totalidad.

Hay que dar dos vueltas, algo que tiene su punto bueno y malo. La parte buena es que teóricamente hay más público y la mala es que puede ser monótono pero es lo que hay. Correr 42 kilómetros por Badajoz sin dar dos vuelas habría que pasar por todas las calles de la ciudad y cortarla entera el Domingo por la mañana.

El año pasado nos salió un día cubierto con muchas posibilidades de lluvia. 

Me encuentro con algunos amigos en la salida que están un poco asustados por el reto ya que es su primera vez. Me sorprende porque por lo que veo, bastantes van a por la media. Al ser dos vueltas van a empezar por esta distancia y el año que viene dios dirá.

La salida es rápida, como suele ser normal en las maratones. Es algo extraño porque teniendo por delante 42 kilómetros no veo prisa de ningún tipo, a no ser que uno vaya a ganar que no era mi caso.

Carrera llana donde al principio estamos a punto de entrar en Portugal (está muy cerca de Badajoz). Pasamos por los puentes, fábrica de coca cola, luego el puente viejo... Es bonita pero se echa en falta a más público. El día es muy malo y lo normal es que nos llueva.


Paso la media marcando mi record personal en esa distancia. Me asusto un poco porque no debería ser así. He corrido medias maratones más lento pero pienso que en esas medias el perfil era una auténtica locura.

Como ya tengo un mínimo de experiencia intento guardar fuerzas pero a veces es difícil porque me encuentro bastante bien aunque se que la crisis llegará, siempre llega. 

Pasamos por la parte más fea de la carrera, empieza a llover y no ya no hay casi nada de público. La maratón está muy bien pero no hay una participación multitudinaria como en las de Madrid, Barcelona... lo que hace que estés corriendo solo.

Kilómetro 30, maldito kilómetro 30 y me encuentro en esa situación. Corriendo solo, lloviendo (que la verdad vienen bien para refrescarse) y por la parte más fea de la carrera. Estoy en mitad de la nada.

Hay una pequeña cuesta en la carretera entrando en Badajoz y se hace dura. 

En los últimos kilómetros la lluvia era muy fuerte. Ya no refrescaba, ahora molestaba. Y claro está, como ahora se corre con todo tipo de elementos electrónicos ahí estaba haciendo un esfuerzo para que no se mojasen mucho.

Va llegando el final y estoy muy cansado de piernas, parece que no se va a acabar nunca. Además me duelen los dedos de los pies, posiblemente estén sangrando. La marca que me va bien y me gusta es New Balance y estas eran Asics que les dí un voto de confianza porque eran las que me habían recomendado. Si una marca nos va bien es mejor no innovar mucho.

Después de algo más de 3 horas y media llego a la meta. Media hora menos que la del año pasado.

Segunda maratón terminada y muy feliz por el reto conseguido y por terminar una maratón en mi ciudad, algo que siempre es especial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario