Mi primer Ironman (Iberman La Luz)

Después de más de un año y medio de entrenamiento, cambiar un poco la vida evitando malos hábitos, madrugones (levantarme los sábados a las 6 de la mañana no me apasionaba), esfuerzos..., puedo decir que ya soy un finisher y también puedo decir que todos los esfuerzos merecen la pena. Cuando cruzas la meta es una sensación indescriptible.

Era la primera edición del Iberman La Luz y la verdad es que he terminado contento. La organización buena (bueno, la charla técnica a las 22:00 la noche antes...), los avituallamientos correctos aunque mejorables, la seguridad muy buena, la guarda civil de 10, el hotel bien, en la natación te sentías seguro y sobre todo los voluntarios. Vaya locura de voluntario¡¡¡, increíbles¡¡. Creo que había familias enteras¡¡. NO hay palabras. Siempre animando, con una sonrisa, te veían y te ofrecían todo lo que estaba en sus manos para que no te faltase de nada... FANTÁSTICOS¡¡¡.

Bueno, os cuento un poco mi historia. Llegué al hotel el viernes a las 5 de la tarde, ya primer contratiempo y único. Quería llegar a la 1, bajar las cosas del coche, tomar pasta como sino hubiera un mañana y echarme una siesta como las de verano pero no pude porque quedé a comer (en realidad era acercarme a saludar) y fuimos al mejor sitio que puedes ir un día antes de un ironman, a una feria, la de Cartaya. La verdad es que tenía buena pinta pero ...

Llego al hotel a las 5 que estaba hasta arriba (los empleados nos dijeron que nunca había estado con tanta gente y estaban un poco nerviosos), bajo las cosas y voy a por la bolsa de corredor para organizar todo. Que si la bolsa negra es la t1, que la roja t2, que otra para avituallamiento, las pegatinas, que el chip va dentro, que el polo finisher os lo damos ya porque solo por participar ya se ha ganado... Vamos, un puto lío, entre el acojonamiento que me entró esa tarde y tantas cosas pensé que iba a poner todo al revés y lo más seguro es que pusiese las de correr en las de la t1... Por cierto, lo del polo darlo antes no soy muy partidario. Vas a estas pruebas con todas las consecuencias y si terminas te lo llevas, si no terminas pues no.


Dejo la bici con el casco, la bolsa de la t2 para que la lleven a Portugal, el avituallamiento propio y en la habita las cosas de la natación, la ropa, la comida... Decido cambiarme la parte de arriba después de nadar porque a las 9 todavía hará fresqui.

La comida la tenía muy estudiada porque era un tema que me preocupaba mucho. Si me quedaba corto pajarón, si me pasaba cagad..., jeje, en fin. Me tomé plátanos, geles, dos barritas, dos sandwich mixtos y luego dos aquarius, agua, cola y creo que ya está.

Salíamos a las 8 y me levanto a las 6 pensando que soy el primero. Me ducho (ya, no tiene mucho sentido ducharse antes de un ironman pero a las grandes citas hay que ir limpito), bajo de calle porque se me olvidó el chandal y marcando paquete me parecía una provocación innecesaria a esas horas. Joder, el primero pensaba yo, un poco más y no encuentro mesa¡¡¡¡.

Desayuno no mucho, un cafetito que eran mano de santo para ir al baño y listo. De echo casi no llego a la habita a tiempo, me recordó a los cafés del colegio mayor, una auténtica bomba. Esto puede sonar un poco cerdo pero a estas citas y demás carreras hay que salir sin lastre.

Bajo mentalizado ya para petarlo apurando mucho la hora porque prefiero llegar, nadar y listo. Las esperas me ponen tenso. Iba a dejar la mochila en el ropero pero uno me dice que no hay, otro que está dentro, el caso es que tengo que subir a la habita corriendo para dejarla porque no se que coño pasa. Le mentalización ganadora que tenía se me va y tengo que volver a empezar, jeje.

Vamos desfilando por el puente con un ambiente de acojonamiento general bastante importante. Creo que nos estrenábamos muchos en la distancia.

Ahí estábamos, a la orilla del mar esperando que nos diesen la salida. Por lo visto no se podía salir de noche. A las 8:15 dan el pistoletazo de salida y al agua. HOSTIAS COMO PANES¡¡¡. Iba más pendiente que no me rompiesen la nariz que de nadar bien. Si a esto le sumamos que no acabo de superar mi miedo/respeto al agua, el primer km no fue bueno.

Mucha ansiedad, me cuesta respirar, me dan hostias a diestro y siniestro, casi me ahogan en la primera boya... pero bueno. A partir de ahí me mentalicé y la segunda vuelta si que la disfruté mucho, nadando a mi ritmo, viendo al sol salir, el público animando. Me gustó mucho cuando salimos de la primera vuelta para correr un poco por la playa y dar la otra, la gente animando como locos¡¡. Primera vuelta en 37 min y la segunda en 40. Noté en la segunda que había ya bastante corriente. En la segunda decidí disfrutar y fui por fuera. Teóricamente eran 3.800 pero al personal le salió 4.400 y a mi algo más por nadar tranquilo pero mereció la pena.

Chula la foto ehh¡¡.

Hago la transición bien, era bastante larga. Llego a la bici, me quito el neopreno sin problemas, me seco pongo calcetines y cambio parte de arriba. Un plátano, un gel y a la batalla. 6 minutos todo. Considero que está bien porque ni fui con prisas ni ansias ni fue tocándome los pinreles.
Salgo con la bici y lo primero que me sorprende es que me adelantan a la velocidad de la luz no se cuantos triatletas. Estoy alucinando porque no es que sea muy listo, pero nos quedaban 180 en bici y 42 corriendo. Al ritmo que iban yo creo que iban a por la victoria, jeje.

La bici muy divertida pero no era lo que nos dijeron. Recorrido mucho más duro con 4.000 metros de desnivel acumulado, no 2.000 como comentó la organización. Continuos toboganes suaves en España y duros en Portugal donde la carretera era muy mala en ppio y había muchos minipuertos. Me gustó mucho la rampa de bienvenida del 15%, le daba un toque diferente y para la cabeza era más ameno porque te entretienes con estas cosas, la monotonía no es buena.

Los 180 los quería hacer en 6 horas a una media de 30 que es algo aceptable para mi nivel pero pronto me di cuenta que era imposible por el viento; muy fuerte. Al final algo menos de 6:30.

UNA QUEJA¡¡. Esto es una carrera, un reto personal muy grande pero no quita para que se cumplan las reglas. En un momento de la carrera, acoplado a la bici y en un momento de esfuerzo levanto la cabeza y vi pelotones haciendo abanicos¡¡. Me parece algo inaceptable¡¡¡. Hay gente muy competitiva que por arañar unos minutos hace lo que sea. Esto no funciona así. Vi que los jueces estaban sancionando pero no creo que a tantos como debieran.

Para mi un ironman esa un reto, una lucha de entrenamientos largos y una carrera en la que tienes que hacer 226 km solo, tu mente y tu cuerpo. Se me caería la cara de vergüenza si hago trampas, en este caso en la parte ciclista hacer pelotones y abanicos; no me llegaría sentir un verdadero ironman aunque claro, cada uno es un mundo.

Conforme pasa el tiempo veo que estoy muy a gusto en la bici. Voy sin tirones, con un ritmo cómodo. Se que no voy a llegar a los 30 de media pero lo acepto y me adapto. Al llevar un ritmo constante empiezo a adelantar a bastante gente a partir del km 60/70 y así hasta el final del sector bici.

En el 97 teníamos el avituallamiento propio y cuando abro la bolsa no se en que estaba pensando la noche antes. Tenía comida para celebrar un cumpleaños¡¡¡¡. Al final me cuelgo la bolsa y sigo pedaleando tipo profesional del ciclismo. No me maté de milagro. Cada uno debe saber sus limitaciones¡¡¡¡, y yo no tengo un gran manejo de la bici como para hacer virguerías. De todas formas soy muy burro y me dije que por mis cojones me tomaba eso sobre la bici, y así fue, me llevo más tiempo del que pensaba pero bueno.

Como, sigo a gusto, el estómago bien, muy animado y las piernas a tope. Estoy gratamente sorprendido.
Llegamos a Portugal y hago la transición.

Mucha gente animando y la transición bien. Me como otro sandwich y un aquarius que tenía en la bolsa. Tenía la musiquita preparada pero cuando voy a salir de la transición me dice un juez que eso no se puede llevar así que media vuelta, a dejarlo en el cajón y a joderse. La verdad es que no tenía ni puta idea que no se podía.

Empiezo a correr y me siento bien. Pasa algo parecido que con la bici, la gente sale como embrutecida¡¡¡.

Empieza la lucha psicológica y el verdadero ironman. Los 10 primeros km me resultaron feos, feos, pero feos de cojones. Por la autopista, sin gente animando... Sigo corriendo, ya la mente empieza a dar por culo y se quiere parar para andar un poco. NOOO, para alante.

Seguimos y de repente veo al fondo una rampa que en esos momentos me parecía como el Tourmalet o algo así. Le gente anda pero voy a ritmo trote cochinero en su máxima expresión, no hay que pararse por nada del mundo¡¡, tan pronto no¡¡.

Seguimos y llegamos a la vía verde. Por ahí pasé en el medio ironman y tampoco me gusta. Mucha piedra, no hay gente animando, monótono... Ufff, llevo 16 km a buen ritmo (bajndolo poco a poco) pero cada vez me cuesta más, el paisaje no me gusta ni me motiva, es siempre lo mismo, no hay gente (como me pone que animen¡¡, si los espectadores supieran lo bien que viene...) y en ese km ando un km porque me están dando unas punzadas en el estómago finas. No me preocupa mucho porque no es de los dolores que me pueden preocupar.

El caso es avanzar como sea y llevo 16, me motivo para seguir por lo menos hasta el 25 sin parar y seguir sumando km. Dentro de poco llego al 21 y ya empezamos a restar¡¡¡.

Vuelvo a correr a un ritmo aceptable y sigo sumando y sumando. Cuando empiezo a estar desanimado vuelve la civilización¡¡¡. gente¡¡¡¡¡, viva¡¡¡. Animan y eso te da alas (eso y alguna coca cola).

Sigo y llego al paseo, vaya ambientazo. Aquí os dejo una foto que me ha encantando. Refleja muy bien el trabajo de los voluntario, en este caso mini voluntario que le ofrece todo lo que tiene a un corredor agotado.

Por el paseo estoy crecido, que zancada, que estilazo, jeje, o eso es lo que pienso para motivarme. Si hay algún vídeo seguro que voy descompasado, resumiendo... dando pena.

Iba por el km 33 y sigo. Me digo; manolo, esto ya está¡¡¡. Manolo, esto ya está por los cojones¡¡¡. Sigo avanzando y me voy alejando. No se que km era pero casi me da algo. Nos mandaron al final del paseo y para dar la vuelta y que saliesen 42 km nos metieron 2 km por la playa y otros dos cuando das la vuelta por una especie de dunas.

Cuando entro en la playa voy como un toro pensando que eran 500 metros y media vuelta (nos dijeron que como mucho 1 km de playa). Estoy corriendo con otro y me pregunta cuando damos la vuelta. Le digo que seguro que es la primera luz que se ve, que como fuese la que se ve al fondo no llegaba ni de coña, jeje. Esto lo dije en plan humor malo total. Pues bueno, era la luz del fondo y me dio. Me cagué en todo lo cagable porque esa luz estaba a tomar por culo y era playa, playaaaa¡¡¡, que en verano está de puta madre pero en el km 36 creo que era de un ironman, pues como que no. Me da un bajón psicológico y ando un km hasta dar la vuelta. Había un avituallamiento ahí y la gente estaba verdaderamente cabreada, jeje. Que cantidad de barbaridades escuché en nada de tiempo. Lo malo es que tenían razón.

Doy la vuelta y vuelvo a correr excepto en las zonas de dunas, más que nada porque temía joderme un tobillo. A esas alturas ya no estaba fino. Hablo con varios y me hablan de la dureza del recorrido. Algunos han corrido lanzarote y dicen que este les parece más duro no por el viento en bici, que allí hay para dar y tomar, sino por la maratón, una locura¡¡¡. Pero bueno, esta es una locura que elegimos nosotros''. Ya solo me quedan 3 km. Esos si que los disfruté porque ya sabía que iba a llegar.

Pensaba que me iba a emocionar, después de tanto esfuerzo sería incluso normal pero dos de esos tres km los hice con un triatleta muy simpático y la verdad es que esos dos km estuve literalmente descojonándome, jeje, por lo que cuando me di cuenta estaba llegando ya que había 750 metros menos de maratón.

Decido adelantarme para llegar solo. Mucha gente animando como locos, gente haciendo fotos y ahí estaba la linea de meta. Ponen la banda para que te sientas un campeón, y así me sentí.

Ya había llegado, ya era un ironman. 12:45 horas que pasaron muy rápido. 15 minutos menos de lo que había pensado.

Jaja, y aquí algo que me hizo mucha ilusión.

Terminar un ironman es increíble, una sensación de felicidad te invade de arriba a abajo y en realidad no has hecho otra cosa que una locura deportiva. Muy contento con uno mismo por ser constante y por conseguir este reto. Hace dos años cuando lo único que hacía es salir y tomar cubatas como un loco nadie se hubiese imaginado que terminaría un ironman. Es lo bonito de este deporte.

Es el primero pero no el último!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario