Mejorar en el sector de natación.

Normalmente al principio el objetivo es acabar un triatlón sin ahogarnos, luego subir la distancia y mejorar registros.
En el sector de la bici podemos subir la media rodando, rodando y rodando. En la parte de carrera a pie hacer salidas largas, series de potencia, de velocidad, correr por pulsaciones... y notamos que mejoramos en las dos últimas partes de la carrera.
Ahora pasamos a la natación. Podemos estar un año nadando en piscina, mar, ríos, echarle horas y no mejorar nuestros registros. ¿Cuál es el motivo?. En la natación practicamente todo es técnica.
Según estudios la velocidad de un pro se debe en un 30% a su forma física y un 70% técnica, entendiendo como técnica la posición del cuerpo, movimiento de brazos, eficiencia y coordinación.
En un triatleta normal, posiblemente el 90% sea técnica.

Por esto se suele preguntar a un triatleta si dio clases de pequeño o no. Si las dio y sabe nadar bien va a ir más rápido que el resto cansándose mucho menos.
Poniendo un ejemplo, si nadamos 500 metros en 10 minutos y queremos llegar a 9, podemos mejorar 5 o 10 segundos gracias a nuestra forma física y unos 50 si aprendemos a desplazarnos correctamente.
Los errores nadando son múltiples como meter la mano cruzada, "pegar" al agua en vez de entrar suavemente dedos, muñeca, antebrazo, codo y brazo, posición incorrecta de hombros, mala respiración...
El que entrene en piscina pública se dará cuenta rápidamente de quien "sabe" nadar y quien no.
En los triatlones cortos es clave hacerlo bien para no perder el grupo de cabeza y perder ya la carrera o la posibilidad de hacer un buen papel. En un ironman es el 10% de la prueba y tendremos tiempo para recuperar en la bici y la carrera a pie. Aún así, el saber nadar nos puede ahorrar unos 20 minutos y hacer el sector en una hora (o incluso menos) en vez de hora y veinte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario