El peligro de montar en bici en la casa de campo

La casa de campo es un lugar perfecto para hacer deporte.
Carretera cortada al tráfico (menos un tramo), hace que sea muy atractivo ir a entrenar con la bici, correr con los amigos, con el club, solos, dar una vuelta en bici con los hijos..., pero hay dos épocas que son, a mi entender, peligrosas.
En la primavera con la llegada del calorcito y estos últimos findes de buen tiempo es una auténtica locura. La gente no presta atención por donde va, hablan por el móvil mientras están montando en bici, los que van en bici de montaña se cruzan por el asfalto sin mirar (luego piden perdón), hacen giros sin señalizarlos, no siguen su trazada, se paran en mitad de la carretera,  madres que dejan sueltos a sus hijos con sus minibicis que no se como nadie les arrolla porque se paran en cualquier sitio y no se les ve (culpa de los padres evidentemente)...
Consecuencia, caídas. Hoy vi una que tenía muy mala pinta. Un chico en el suelo, la policía parando a los ciclistas y supongo que una ambulancia de camino. Es peligrosísimo ir con la bici sin prestar atención a nada.
Esto pasa con el buen tiempo. Quien quiera entrenar en invierno es completamente diferente; un auténtico placer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario